martes, 29 de mayo de 2012

la frontera


Cuando los padres se meten en el terreno de los maestros, entran al aula a decir o imponer cómo hay que enseñar a los niños, son sentimos atacados. Cuando los maestros superan la delgada línea que separa el aula de la familia para criticar cómo unos padres educan a sus hijos, no lo vemos como un ataque.

El maestro debe tener claro dónde están sus límites: el aula es el aula, no tenemos un poder universal que nos permita entrar en la casa de cada familia para colocar los muebles como nos gusta a nosotros.

Cada quien en su lugar para poder educar. Amparo Pastor

Tener claro nuestro límite nos permite asegurarnos que siempre hacemos todo lo que podemos hacer por un alumno, porque conocemos la frontera.

imagen http://1.bp.blogspot.com/-E6Qtxam_W_M/TpHg3PSF8tI/AAAAAAAAAjc/d9eMvOJEQOk/s1600/la_barrera.jpg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada